Ana Cafano

Usuària de la Biblioteca Central de Castelldefels

 “La biblioteca me ha ayudado a tener mucho conocimiento al alcance y de una forma muy cómoda, tanto para mí como para toda mi familia”

Vivo en Castelldefels desde hace casi 15 años, cuando llegué de Venezuela. Soy periodista e ilustradora de publicaciones infantiles y madre de dos niñas. Disfruto con mi familia de las magníficas opciones que tenemos a nuestro alrededor: la playa, los deportes de montaña y la vida cultural que nos ofrece Barcelona y sus alrededores. Aparte de dibujar y pintar, me gusta la buena cocina y las manualidades de todo tipo, y hacer de la educación de mis hijas otro arte.

Mi contacto con la biblioteca comenzó desde el momento en que llegué a Castelldefels y la descubrí, tanto para encontrar toda la información que necesitaba de mi nueva ciudad, como para utilizar el servicio de internet y poderme comunicar con mi familia. Igualmente, en ese momento estaba cursando estudios de postgrado de ilustración, y la biblioteca ponía a mi alcance no sólo maravillosos libros infantiles para analizar sino también textos interesantes de cualquier materia. Además, la biblioteca se convirtió en un lugar ideal para pasar las horas mientras esperaba por las clases extraescolares de mis hijas.

La biblioteca me ha ayudado a tener mucho conocimiento al alcance y de una forma muy cómoda, tanto para mí como para toda mi familia. Si bien es cierto que el uso de Internet pone a nuestra disposición mucha información casi sin movernos, quienes disfrutamos de un buen libro que podamos “tocar”, lo seguimos valorando. Es por eso que en muchos trabajos de investigación de mis hijas, hemos optado por buscar en la biblioteca antes que en el ordenador.

En la biblioteca también he conocido gente con quien he compartido igualmente el amor por la lectura y también por los cuentos infantiles. Para mis hijas, ha sido la oportunidad de ver y leer miles de álbumes infantiles y libros de colección, que sería imposible tener en casa.

Por otra parte, también ha significado en cierta medida una “autoformación”, tanto desde el punto de vista profesional, como de aficiones. Por ejemplo, los libros de cocina, los libros de ilustración y arte, los libros sobre empresa, las revistas especializadas y sobre todo el Rincón de los Padres, que en muchos casos me ha servido de orientación a la hora de saber cómo manejar algún tema de educación en casa, a lo largo de estos 12 años en que he sido madre.

Creo que si no hubiera tenido a mi alcance la biblioteca, habría tenido que recorrer largas distancias, ya que para mi trabajo y para mi vida en general, el libro y la lectura son herramientas importantes. Por eso considero que la red de bibliotecas con la que contamos es un gran aporte y sé que mucha gente lo disfruta y lo sabe aprovechar. El hecho de tener acceso a libros y documentos de otras bibliotecas sin tener que desplazarnos también es de gran ayuda, y es un servicio que también he utilizado en muchas ocasiones.

Las bibliotecas nos proporcionan la ventaja de tener el conocimiento al alcance de todos y el conocimiento nos hace crecer como personas. Igualmente, para los niños y jóvenes, es un lugar para aprender a investigar, para ser curiosos, para encontrar diversión en los libros, películas, música, actividades formativas, etc. Y también un lugar para ir a estudiar en grupo o simplemente a sentarse en un sillón y deleitarse con un buen libro.



Els comentaris estan tancats.